Ojos sanos

Compártelo en redes

LA SALUD NATURAL DE LOS OJOS
Para tener unos ojos sanos

¿Cuál es su molestia?

Casi el veinte por ciento de los pacientes que acuden a algún lugar de atención de ojos solicitando el examen de la vista, no necesitan un tratamiento especial, sino consejos o tratamiento de alguna otra molestia cuyo derivado es la vista que falla o los ojos doloridos.

imagenojoA la mayoría se les han adaptado anteojos, pero sin un buen resultado natural ya que el ojo no es la causa real de su malestar.

Más del treinta por ciento de los casos tienen padecimientos físicos que rodean su malestar de la vista, lo que activa y ostensiblemente está afectando sus ojos. El cincuenta por ciento restantes tiene molestias en los ojos que pueden ser curadas completamente al avocarse a un tratamiento sólo de los ojos.

Cuando usted se dé cuenta de que su vista es imperfecta, antes de decidirse a usar anteojos, acuda a un médico digno de confianza para que le haga un examen médico general. Es una mejor inversión el tratar de volver su salud al nivel natural que invertir su dinero en anteojos y pasar el resto de su vida inválido y muchas horas de su precioso tiempo, de rodillas y tentaleando, para encontrar los anteojos caídos.

Jamás imponga anteojos y se obligue a los ojos a la deformidad tan solo por que se está atravesando por algún padecimiento físico del cuerpo o por una experiencia angustiosa e intensa.

Que sus ojos no lleven la peor parte; por que “peor parte” es la que llevan cuando se pasa toda la noche con los ojos abiertos y durante estas largas horas de vigilia es cuando se tienen los músculos oculares en completa tensión, tirando de los ojos hasta ponerlos fuera de la normalidad.

Cuando haya remediado la condición general de su salud y cuando sepa que no está usted bajo desusada tirantes emotiva, entonces es tiempo para tomar en cuenta los ojos en si mismos.

Alguien les dice que su habitual molestia probablemente se deba a cansancio de los ojos y les sugiere ir al especialista para que les adapten anteojos. Esto es empujar a las gentes a meterse en un arenal sin fondo.

Lo que la persona necesita es que se le pregunte: ¿Qué es lo que come? ¿Cómo va la eliminación? ¿Cuánto tiempo es lo que duerme? ¿Cuál es su preocupación actual? ¿Le gusta su trabajo? ¿Su vida emotiva es correcta?

Cuando todas estas preguntas han sido contestadas honradamente, ya le tiene un inteligente punto de partida hacia la solución de sus problemas. No son anteojos, sino mejores condiciones de vida lo que sus ojos necesitan.

Ahora, ya que usted mismo se ha diagnosticado en cuanto a dieta, eliminación, estado mental y emotivo, ¿Qué le aflige?
Quizá se trate de simple cansancio ocular, malestar del que puede librarse fácilmente. O quizá de algo más.

En los siguientes capítulos de Recupere la salud natural de sus Ojos, los padecimientos ordinarios de sus ojos son tratados en detalle, desde el sencillo cansancio ocular hasta el glaucoma.

Los conocimientos aquí consignados, así como los ejercicios, beneficiarán los ojos, cualquiera que sea la condición, puesto que este método es un regreso al uso normal de los ojos.

Tenga presente que sus ojos como cualquiera otra parte de su cuerpo, pueden restablecerse. Usted tiene que hacer con los ojos lo que con cualquier otro músculo que no esté equilibrado –dejarlo descansar y gentilmente, pero con firmeza, ejercitarlo para que vuelva a la normalidad.

Las reglas para la vista normal son sencillamente las mismas leyes naturales que los ojos sanos deben seguir. Los ejercicios están basados sobre estas reglas para que los ojos vuelvan a recorrer las viejas sendas de las leyes naturales.

Una pequeña pausa

Sin formar parte de este método como ingrediente para mejorar su vista y solo por amenizar su lectura, incluimos este curioso paréntesis que le sorprenderá con su resultado final.

Pulse sobre el recuadro negro y observe durante 15 segundos seguidos los cuatro puntitos que tiene casi en el centro este raro dibujo, en seguida mire a la pared y parpadeé.
Le impresionará ver un rostro muy conocido.
imagen

 © Agustín Corona N.
Zapopan, Jalisco, México
Para Comserpro – Enero 2010
Todos los derechos reservados
Safe Creative #1002055454554

Este artículo ha sido visto 8.904 veces


Compártelo en redes