Las infecciones de orina

Compártelo en redes

Infecciones del tracto urinario

Cómo prevenirlas y tratarlas de forma natural

 

¿Qué son y cómo se producen las infecciones de orina?

La conocida comúnmente como infección de orina –Infección del tracto urinario- se produce como consecuencia de la existencia de micro-organismos, bacterianos o virológicos que afectan al correcto funcionamiento de las estructuras por las que pasa la orina antes de ser eliminada de nuestro cuerpo.
Esta estructura está compuesta por los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. Cuando alguno de ellos sufre un desajuste del proceso inmunológico puede desembocar en una infección.

Tracto urinarioBásicamente, existen dos tipos de infecciones del tracto urinario. La del tracto superior, compuesta por los riñones y uréteres y la del tracto inferior, que consta de vejiga y uretra.
Por regla general, la primera suele ser más grave que la inferior.

El principal motivo que origina la infección de orina radica en la no correcta y adecuada expulsión de la orina. En todo caso, son varias las causas que pueden provocar una infección. Desde la retención por obstrucción, provocada por piedras en el riñón, hasta la dilatación prostática en varones, pasando por desajustes premenstruales y, también, por un incorrecto aseo pos-relación sexual en mujeres.

Por lo general, tras vaciar la vejiga se eliminan con la orina bacterias y demás patógenos. Pero, si la cantidad de elementos nocivos es grande no siempre se eliminan todos, quedando una parte en el organismo y facilitando la posterior infección.

¿Quiénes suelen padecerla en mayor medida?

Por lo general las infecciones urinarias suelen aparecer con la edad.  Esto no significa que el resto esté exento de ello. A su vez, las infecciones urinarias se dan en mayor medida en mujeres que en hombres, sobre todo en edades por debajo de los 60 años.
Estadísticamente, alrededor de un 40% de mujeres y un 15 % de hombres padecen una infección de orina en algún momento de su vida.

En el caso de infecciones del tracto inferior, un altísimo porcentaje de ellas, alrededor de un 90%, vienen provocadas por la bacteria Escherichia coli. Esta bacteria reside en el intestino grueso, alrededor del ano, pudiendo viajar hasta la uretra y ocasionar la dolencia. Esto explica en parte el porqué las mujeres sean más propensas a padecer este tipo de infección. De ahí la importancia de una adecuada limpieza.

En el caso de los hombres, el aumento del tamaño de la próstata actúa como obstrucción a la salida de la orina, lo que disminuye la evacuación de bacterias y, consecuentemente, amplía la posibilidad de contraer la enfermedad.

Las personas proclives a padecer cálculos renales, por los mismos motivos expuestos anteriormente y en general todas aquellas que padezcan problemas de vaciamiento. También aquellas que padecen cateterismo.

Plantas medicinales beneficiosas que actúan como aliadas.

Por suerte la naturaleza nos proporciona remedios naturales para paliar este tipo de infecciones, sobre todo como prevención.

BrezoPero antes de seguir conviene dejar constancia de que una infección urinaria no tratada o mal tratada puede tener consecuencias vitales para la salud. Por ello, si es la primera vez que sufre este tipo de enfermedad consulte con su médico, para que valore la entidad de la enfermedad. Sólo los especialistas de la salud están en condiciones de valorar las enfermedades. Una vez estimada la gravedad se puede actuar en consecuencia.

Dicho esto, se muestran a continuación tres plantas que nos proporcionarán bienestar en el caso de sufrir este tipo de dolencias, ayudando a prevenirlas. Se trata del Brezo, el Cranberry y la Gayuba.

Brezo (Calluna vulgaris). Es una planta, como un pequeño arbusto, originaria de Europa y que crece en matorrales y landas, por lo general, de zonas montañosas. Sus principios activos ayudan a mantener limpias de bacterias las vías urinarias.

Tiene propiedades diuréticas y antisépticas, lo que contribuye a eliminar líquidos y con ello las toxinas que pudieran existir en las vías urinarias, a la vez que actúa como antimicrobiano. También posee cualidades antiínflamatorias debido a los flavonoides y taninos que contiene.

Arándano rojoCranberry (Vaccinium oxycoccus). Es conocido comúnmente como arándano rojo o americano. Se trata del fruto de un pequeño arbusto de hojas perennes, cuyo hábitat natural es la zona fría del hemisferio norte, Europa, Asia y especialmente Norteamerica. De ahí su sobrenombre de arándano americano.
Este fruto contiene proantocianidinas que actúan a modo de antibiótico contra las infecciones urinarias del tracto inferior, en especial la cistitis. Interesante su consumo como paliativo de la recurrencia de este tipo de infecciones.

Gayuba (Arctostaphylos uva-ursi) Algunos la conocen como “uva del oso”, debido tal vez a que su fruto es muy del agrado de estos plantígrados. Es una planta rastrera que se da principalmente en la parte norte, cántabro-pirenaica, de nuestra península, aunque no exclusiva, ya que también aparece en otras zonas de Europa y América.
GayubaEn este caso son sus hojas las responsables de los beneficios que aporta esta planta en los procesos de infecciones urinarias.
Las hojas de la gayuba son ricas en taninos, ácido ursólico y arbutina. Las propiedades de estos principios activos operan como antiinflamatorios, diuréticos y antibacterianos, facilitando la expulsión de líquidos y ayudando a combatir las bacterias patógenas.

A tener en cuenta

Las plantas medicinales, deben usarse y/o ser tomadas conforme a las indicaciones de profesionales cualificados, ya que una inadecuada aplicación o un abuso en las cantidades pueden repercutir negativamente en la dolencia y ocasionar problemas de salud. Es por ello muy importante recurrir siempre al consejo del especialista en este tipo de medicina natural.

© Equipo de redacción
Comserpro – Agosto 2015
Todos los derechos reservados
Safe Creative #1501293120653

Este artículo ha sido visto 1.694 veces


Compártelo en redes

Deja un comentario