Investigación sobre la psoriasis

Compártelo en redes

PSORIASIS
La investigación no cesa

La investigación acerca de la psoriasis sigue adelante y por suerte cada día se abren nuevas puertas a la esperanza de encontrar un fármaco o tratamiento médico que acabe con el padecimiento que sufren millones de personas en todo el mundo, aquejados de esta terrible enfermedad.

El bloguero Juan Carlos Delgado titular de la web Mundo Psoriasis (actualmente no activa) nos ha remitido una interesante entrevista acerca de las virtudes del dimetilfumarato sobre la psoriasis, realizada a Melissa García Caballero y ya publicada en su blog, solicitándonos que la incluyamos en los artículos y temas de interés de nuestro portal.

Melissa García trabaja actualmente en el departamento de Biología Molecular y Bioquímica de la Facultad de Ciencias, de la Universidad de Málaga.

Dada la importancia que a nuestro juicio suscita la mencionada entrevista, accedemos gustosamente a su reproducción.

Un estudio demuestra la eficacia del dimetilfumarato en la psoriasis

entrevista Dra Melissa GarcíaEntrevista a la Dra. Melissa García:

La Universidad de Málaga (España) ha presentado un artículo, el pasado mes de julio de 2011, en la prestigiosa publicación Journal of Investigative Dermatology sobre su tesis doctoral. En dicha revista se incluyen dos comentarios editoriales resaltando la relevancia de los resultados, tanto para el tratamiento de la psoriasis como para su uso como fármaco antitumoral.

P.- Primero de nada, agradecerle y felicitarle por su tesis doctoral. ¿Nos podría ampliar sobre su tesis?
R.- Mi tesis doctoral lleva por título “Identificación, caracterización y estudios del mecanismo de acción de nuevos inhibidores de la angiogénesis” y se enmarca en nuestro tema de trabajo “Búsqueda y caracterización de nuevos inhibidores de la angiogénesis”.
Actualmente, y desde hace tres años, realizo estudios para determinar el potencial antiangiogénico de diversos compuestos químicos naturales y sintéticos. Para ello empleo una serie de técnicas experimentales in vitro, que mimetizan las diferentes etapas que caracterizan la angiogénesis y que se vienen utilizando de rutina en nuestro laboratorio, y diversos ensayos in vivo, utilizando modelos como el ratón, la membrana corioalantoidea de pollo y el pez cebra.

P.- ¿Ha finalizado ya su tesis y cuanto tiempo le ha llevado hacerla?
R.- Aún no he finalizado mi tesis doctoral. Llevo tres años trabajando en el departamento de Biología Molecular y Bioquímica de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Málaga; el primer año realicé el máster “Fundamentos moleculares y celulares de los seres vivos” que concluyó con la lectura de la tesina “Evaluación de los fumaratos como compuestos antiangiogénicos”, y en el segundo año recibí una beca FPU (Formación de Profesorado Universitario) del Ministerio de Educación y Ciencia, para la realización de la tesis doctoral, que finalizará en agosto de 2013.

P.- En su tesis se presentan nuevas evidencias sobre el mecanismo de acción del dimetilfumarato (DMF) que habitualmente es usado para el tratamiento de la psoriasis. El DMF es, penosamente conocido en Europa, por unos casos graves de alergias que aparecieron en personas, tras el simple contacto con unos productos, fabricados con esta sustancia, llegados de China. ¿Qué es el dimetilfumarato en lo que respecta a la medicina?
R.- El dimetilfumarato (C2H2[CO2H]2) es un éster insaturado del ácido fumárico, que se presenta en estado sólido con aspecto de polvo cristalino o gránulos blancos.
Desde hace ya años, se utiliza industrialmente en el almacenamiento de mercancías por sus propiedades fungicidas y en el transporte marítimo; en el ámbito médico se ha utilizado por vía oral como tratamiento de la psoriasis, y la esclerosis múltiple, basándose en la respuesta exagerada de las células T tipo 1 y tipo 2, en la dermatitis alérgica de contacto. Además, también se ha comprobado que el dimetilfumarato reduce el crecimiento de melanomas y la metástasis en modelos murinos.
Desde 1959, tras una investigación, del químico alemán Scheweckendiek (el cual también padecía psoriasis), se sabe de las propiedades antipsoriásicas del dimetilfumarato.
Últimamente ha sido más conocido por los diversos casos de alergias cutáneas que ha provocado su uso incontrolado como antifúngico en zapatos, sofás, etc.

P.- ¿Tras la investigación de su tesis se podría decir que es más eficaz, de lo que se pensaba, contra la psoriasis?
R.- Con la investigación llevada a cabo se puede demostrar el modo de acción del dimetilfumarato administrado a aquellos pacientes que padecen psoriasis, pues con los ensayos llevados a cabo en el laboratorio se ha comprobado que dicho compuesto tiene potencial antiangiogénico, siendo la angiogénesis un fenómeno necesario e implicado en la formación y desarrollo de las placas psoriáticas.

P.- ¿Su descubrimiento sobre el dimetilfumarato se ha ensayado en personas o sólo en animales?
R.- El dimetilfumarato se ha ensayado en líneas celulares endoteliales humanas (HUVEC), endoteliales procedentes de aorta bovina (BAEC) y en líneas tumorales humanas (fibrosarcoma –HT1080-, cáncer de colon –HT29-, cáncer de mama –MDAMB231-). En dichos ensayos se ha comprobado que el dimetilfumarato tiene capacidad de inhibir la proliferación celular, la migración, la formación de tubos e inducir la apoptosis o muerte celular programada. Además, el compuesto se ha utilizado en ensayos sobre membrana corioalantoidea de pollo y en pez cebra. Tras ello, se ha evaluado que el dimetilfumarato inhibe o reduce la formación de vasos sanguíneos en ambos modelos vivos.

P.- ¿Podía explicarnos de forma sencilla, para nuestra mejor comprensión, el significado de la inhibición de la angiogénesis y su papel en la Psoriasis?
R.- La angiogénesis es el proceso fisiológico que consiste en la de formación de nuevos vasos sanguíneos a partir de un lecho vascular preexistente. Este fenómeno es muy activo durante el desarrollo embrionario, pero en los adultos se encuentra reprimido, siendo relativamente infrecuente y estando ligado a la cicatrización de las heridas, reparación ósea y restablecimiento del flujo sanguíneo normal tras una lesión. En mujeres, también se produce angiogénesis durante el ciclo reproductor mensual (para reconstruir el revestimiento del útero y madurar el óvulo durante la ovulación) y durante el embarazo (para formar la placenta y mantener el flujo de nutrientes y oxígeno entre el feto y la madre).
La angiogénesis es un proceso finamente regulado por un equilibrio entre señales activadoras o proangiogénicas (ejemplos: VEGF, FGF, PlGF, etc.) e inhibidoras o antiangiogénicas (angiostatina, endostatina, trombospondina, etc.). La alteración de este equilibrio puede originar un excesivo crecimiento vascular que conduce al desarrollo de patologías como el cáncer, la artritis, la retinopatía, la obesidad y la psoriasis. De esta forma, el uso de compuestos capaces de inhibir la angiogénesis, podrían, en un futuro, aplicarse para frenar estas enfermedades.

P.- ¿Qué impacto cree que se puede producir con estas evidencias que figuran en su tesis doctoral, sobre nuevas terapias, fármacos etc.?
R.- Una vez demostrado el modo de acción del dimetilfumarato con el presente trabajo y las evidencias previas sobre su aplicación en Medicina para mejorar la psoriasis (Fumaderm, de uso exclusivamente en Alemania), pienso que se abren puertas para su futuro uso como antipsoriásico a nivel mundial. Además, se podría comprobar el efecto de otros muchos compuestos caracterizados como antiangiogénicos sobre la psoriasis.

P.- Después de este descubrimiento en el ámbito de investigación universitaria que, aplaudimos y nos congratula. ¿Tiene pensado seguir usted trabajando en pro de esta enfermedad y sabe si la Universidad tiene alguna investigación en curso?
R.- Durante estos dos años que me quedan para finalizar mi tesis doctoral seguiré trabajando en la identificación y caracterización de nuevos fármacos antiangiogénicos, y en su posible futura aplicación en el tratamiento de enfermedades donde el fenómeno de la angiogénesis se ve activado incontroladamente. Así, cualquier inhibidor de angiogénesis puede ser considerado como un buen candidato para su posterior estudio en patologías como la psoriasis.
Desconozco la existencia en la Universidad de Málaga de otras líneas de investigación dedicadas al estudio de la psoriasis.

P.- Los enfermos de Psoriasis, nos quejamos de poca investigación. Es nuestra vieja reivindicación en torno a esta enfermedad, que en España cuenta con casi un millón de pacientes. Percibimos un cierto alejamiento científico, y falta de investigación, respecto a esta dolencia, mientras se producen grandes avances, en otras a otras. ¿Que nos puede decir?
R.- Pienso que el número de investigaciones en una determinada enfermedad viene dado, en gran medida, por la gravedad/mortandad que ésta causa en la población. De esta forma, enfermedades tales como el cáncer, el alzheimer, el parkinson y los infartos de miocardio, cuentan con una gran representación en el mundo científico, al ser muchos los pacientes que mueren cada año a causa de dichas patologías. En cambio, enfermedades raras o con un bajo índice de prevalencia, y enfermedades que no conducen a la muerte, como es el caso de la psoriasis, no cuentan, la mayoría de las veces, con el apoyo de las instituciones que subvencionan y hacen posible su investigación.
No obstante, cada vez son más los afectados de psoriasis y creo que deberían fomentarse los estudios también en este campo para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

P.- ¿Qué hace falta para que sigan apareciendo nuevos avances en esta enfermedad?
R.- Hace falta concienciar a los correspondientes directores de grupo y a las fundaciones y ministerios que subvencionan los proyectos de investigación, de que la psoriasis es una enfermedad con un número importante y creciente de afectados que necesitan un respaldo y un apoyo científico.

P.- ¿En qué grado ha contribuido y lo sigue haciendo, los avances en la investigación del cáncer en los últimos años, al conocimiento de la Psoriasis y el desarrollo de fármacos?
R.- El cáncer y la psoriasis son enfermedades que presentan una angiogénesis activada y mantenida en el tiempo. La identificación, validación y optimización química de compuestos antiangiogénicos puede abrir una vía para el desarrollo de nuevos fármacos antitumorales y antipsoriáticos. No obstante, debemos ser conscientes del alto coste en tiempo y en recursos materiales que requiere el descubrimiento de un nuevo fármaco.

P.- Dra. Melissa, háblenos del tiempo, esa preocupación constante que todo enfermo mide para su curación. Con este descubrimiento, ¿De cuánto tiempo hablaríamos para que se pudiera aplicar algún nuevo tratamiento en Psoriasis?
R.- No me atrevo a dar fechas, pero cierto es que cada vez hay más investigaciones en este campo y ya hay comercializados diversos productos que mejoran los síntomas de los pacientes. Con toda probabilidad, en un futuro no muy lejano, dispondremos de nuevos fármacos y estrategias terapéuticas que mejoren la respuesta y calidad de vida de los pacientes de psoriasis.

P.- Por último, soy de los que piensan que, al margen de ayudas y subvenciones, la creación de un Premio económico, exclusivamente para investigaciones en la psoriasis, sería de gran ayuda y potenciaría la investigación, obteniendo como resultado muchos más avances en este campo. ¿Coincide?
R.- Sería un incentivo más para aquellos investigadores que trabajan en esta línea, e incluso podría llegar a potenciar estudios sobre esta enfermedad en aquellos grupos que, por motivos varios, no reciben la suficiente dotación económica para lanzar muchas de sus investigaciones.

Muchas gracias por su tesis, en nombre de los que padecemos esta enfermedad, y ojalá pudiera volver a entrevistarla nuevamente en un nuevo gran avance contra ella.

© Juan Carlos Delgado – Mundo Psoriasis
Noviembre 2011
Para Comserpro con autorización del autor
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0cc_creativecommons

Este artículo ha sido visto 5.777 veces


Compártelo en redes