Hablemos de plantas aromáticas

Compártelo en redes

Transformación de las plantas aromáticas

plantas aromaticas

Una vez recolectada la planta aromática se debe transformar. A la planta se le deben extraer sus principios aromáticos y medicinales.

Esta transformación se pueden llevar a cabo mediante tres procesos:

a).- Destilación
b).- Secado
c).- Extracción

Destilación.
Este proceso se utiliza para la obtención de aceites esenciales. Este tipo de aceites son compuestos químicos con estructura y composición muy compleja y además resultan muy volátiles.

Es un proceso en el que la producción de aceite esencial depende de la especie, la variedad, las condiciones de cultivo y las ambientales.
El proceso físico de extracción es relativamente sencillo. Suele utilizarse el sistema de arrastre por medio de vapor de agua. Se obtiene un alto rendimiento y la instalación y medios utilizados no suelen ser excesivamente complejos.

Los utensilios básicos son:

1.- Caldera
2.- Vaso de destilación
3.- Serpentina
4.- Vaso o recipiente

El vapor rompe las partes internan de la planta que contienen el aceite y lo arrastran a forma de emulsión junto al agua. Luego pasa por la serpentina, se refrigera y se condensa, para posteriormente llegar al vaso florentino donde se separan los líquidos -agua y aceite- por diferencia de densidades.

Los aceites esenciales obtenidos mediante este proceso pueden almacenarse, respetando condiciones de oscuridad y temperatura (12º C.) durante periodos considerables de tiempo.

Secado.
Se trata de un proceso de transformación por el que se obtiene la totalidad o partes de la planta seca.
Por un lado se estabilizan y conservan en la parte seca las mismas propiedades y principios activos que posee la planta fresca y por otro se evitan procesos que degradan la planta. El material debe de secarse dejando como máximo una humedad entre el 10% y el 11% y se puede almacenar sin temor a perder sus principios activos.

Extracción.
Este es un proceso químico que utiliza diferentes extractantes (productos químicos, más o menos polares) que se encargan de obtener el líquido que contiene el principio activo deseado.

Rina García
Diplomada en enfermería y terapias alternativas.
Comserpro – Octubre 2015
© Todos los derechos reservados
Safe Creative

Este artículo ha sido visto 1.151 veces


Compártelo en redes