El ajo | Alimentos sanos y saludables

Compártelo en redes

El ajo, alimento para mantener nuestro cuerpo sano

Ajo (Allium sativum)

 

ajos

El ajo es un alimento que viene siendo usado como condimento en la cocina desde tiempos remotos. Según parece, procede de Oriente próximo y ha sido utilizado por culturas tan diversas como la egipcia, griega, romana y árabe. Se trata de uno de los alimentos clave que no debe faltar en la dieta alimenticia.

La planta puede llegar hasta el medio metro de altura. Tiene tallo cilíndrico y recto, si bien se curva tras florecer. Posee hojas, con nervios paralelos, finas y planas. La conocida cabeza de ajo se forma como bulbo dentro de la tierra, siendo esta la parte que se emplea en la cocina.

Se siembra en otoño y florece en primavera-verano que es cuando se recolecta.
Una vez recolectados se guardan a modo de ristras o trenzas, almacenándose en sitios frescos y ventilados, para preservar la conservación.

Antiguamente se empleaba como antibacteriano en infecciones, cólera, difteria. También ha demostrado su eficacia en la destrucción de ciertas especies dañinas del tracto intestinal, sin afectar en absoluto las especies necesarias para su buen funcionamiento.

Además de su uso culinario posee excelentes beneficios para nuestra salud. Se utiliza como diurético, antiséptico, anti-fúngico, hipotensor por vasodilatación. Tiene la capacidad de reducir la concentración de colesterol de la sangre, así como los niveles de glucosa. Ayuda a prevenir y disminuir la deposición de colesterol en las capas internas de las arterias. También es un buen antiagregante plaquetario, por lo que resulta beneficioso como anti-trombos.

Además de su uso culinario posee excelentes beneficios para nuestra salud. Se utiliza como diurético, antiséptico, anti-fúngico, hipotensor por vasodilatación.

En personas muy sensibles puede llegar a producir molestias gastrointestinales tomado en cantidades altas, e incluso producir reacciones alérgicas leves con irritaciones cutáneas.

El ajo elimina el aceite esencial a través del sistema respiratorio y cuenta también con propiedades balsámicas y expectorantes además de antisépticas. Por ello fue empleado para tratar casos de tuberculosis, tosferina y gangrena pulmonar.

Posee cualidades rubefacientes, aplicado por vía externa y después de ser machacado. Es hipotensor, antiséptico y antifúngico.

Las propiedades benefactoras se consiguen machacándolo y aplicándolo o bien ingiriéndolo, según el caso.

Una vez cocinado pierde algunas de sus propiedades, sobre todo las antisépticas y antifungicas.

Actualmente se venden preparados, a modo de pastillas, que evitan los problemas de olores y permite una toma regulada y continua.

Ingerido en cantidades elevadas puede producir efectos indeseados.

Redacción Comserpro
Comserpro – Noviembre 2018
© Todos los derechos reservados
Safe Creative

Este artículo ha sido visto 42 veces


Compártelo en redes