Cuatro razones por las que es bueno tomar el sol

Compártelo en redes
  • Yum

Tomar el sol es bueno

Tomar el sol

Tomar el sol es bueno. Esto que parece una perogrullada no lo es. Y no lo es, porque la bondad del sol se puede tornar en maldad si se hace inadecuadamente. Tanto hacerlo durante horas, en momentos que el sol más calienta y, además, sin la debida protección puede acarrearnos daños en la piel. Y lo que es peor, muchas de esas dolencias no aparecerán de inmediato sino con el tiempo. Tengamos presente que nuestra piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y tiene una memoria formidable. Dicho lo anterior, el sol es fuente de vida y tomarlo adecuadamente es bueno para nuestra salud. A continuación expondré cuatro razones por las que es bueno tomar el sol.

Tomar el sol es bueno para nuestros huesos. Hace ya un siglo se observó que la luz solar era beneficiosa para combatir el raquitismo. En aquellos años, en los que abundaban los niños raquíticos, se llevaron a cabo diversas experimentaciones con ellos, exponiéndolos durante un par de horas al día a los rayos solares. Los ensayos dieron resultados satisfactorios en la mayoría.

La mayor parte de vitamina D la produce de manera natural nuestro cuerpo. Esta vitamina resulta fundamental para la calcificación de los huesos y su crecimiento.

A raíz de lo anterior, en la década de los años ’20 del pasado siglo, el doctor Edward Mellanby, descubrió que era la falta de vitamina D la causante del raquitismo. Con el tiempo se llegó a la conclusión de que la falta de luz era la que ocasionaba el déficit de vitamina D. Dicho de otra forma, la luz solar potenciaba la elaboración de dicha vitamina por parte del organismo.

La mayor parte de vitamina D la produce de manera natural nuestro cuerpo. Esta vitamina resulta fundamental para la calcificación de los huesos y su crecimiento. Algunos, más bien pocos, alimentos como el aceite de pescado y las huevas de pescados grasos, tales que el salmón y la caballa son poseedores de esta vitamina. No es extraño que se recomiende la ingesta de este tipo de complemento vitamínico para los niños, sobre todo en periodo de crecimiento.

Tomar el sol es bueno para nuestra piel. En su justa medida los rayos solares benefician a nuestro organismo. Nuestra piel absorbe los rayos ultravioleta que actúan como limpiadores de los agentes patógenos que la atacan. La luz solar opera como un potente antibiótico natural con efecto desinfectante. Los baños solares son recomendables para atajar eccemas, acné y la dermatitis atópica. También elimina parte de las células de Langerhans. Este tipo de células actúan de manera esencial en el inicio y regulación de la respuesta inmune, de tal forma que resultan fundamentales para nuestro sistema inmunológico.

Está demostrado que los rayos solares activan la hormona de la serotonina en nuestro cuerpo.

Tomar el sol es bueno para nuestro sistema inmunitario. En líneas generales, la exposición al sol ayuda a evitar gran parte de enfermedades, debido especialmente a la vitamina D. Resulta que nuestro sistema inmunitario dispone de un tipo de linfocito, asociado a las células T, que actúa como “despertador” de los glóbulos blancos, ayudando a proteger nuestro cuerpo de infecciones. Incluso hay quien apoya el efecto benefactor contra algunos tipos de cáncer, debido a la forma activa de la vitamina D3.

Tomar el sol es bueno para mejorar nuestro estado de ánimo. Está demostrado que los rayos solares activan la hormona de la serotonina en nuestro cuerpo. Este tipo de hormona, conocida también como 5-HT, sirve para regular ciertas conductas y necesidades corporales. Tiene un papel fundamental en la digestión y en la regulación térmica de nuestro cuerpo. A su vez, la serotonina aumenta el grado de buen humor. Así, suele asociarse la falta de serotonina con la depresión, tal que las personas que sufren este tipo de trastorno acostumbran a tener bajas concentraciones de 5-HT en sangre.

Para finalizar, toma el sol siempre con precaución, aplicando cremas solares como protección de la piel. Expón gradualmente tu cuerpo para evitar riesgos. Escoge las horas de menor potencia solar. Y por último, protege también tu vista.

Rufino Sánchez
Experto en salud natural
En exclusiva para Comserpro.com
Enero 2019
© Todos los derechos reservados
Safe Creative

Este artículo ha sido visto 102 veces


Compártelo en redes
  • Yum