Aceites esenciales

Compártelo en redes
  • Yum

ACEITES ESENCIALES
Beneficios de la naturaleza.

Los aceites esenciales son substancias líquidas volátiles que mediante diversos procedimientos se extraen de las plantas. Estas sustancias compuestas  son las encargadas de producir el olor y aroma característico de la plantas y están presentes en las flores, hojas, raíces, semillas, frutos, corteza e incluso la madera, dependiendo de la especie.

El aceite esencial se puede extraer de varias maneras. Los principales métodos son:

  • Extracción por arrastre de vapor. Los compuestos químicos son arrastrados mediante una corriente de vapor de agua, que provoca su condensación. Posteriormente se procede a la eliminación de los envolventes acuosos.
  • Extracción con solventes. Una vez molida la muestra se pone en contacto con un determinado solvente. Mediante agitación, el solvente deslíe la esencia y otras sustancias, como grasas, ceras, mucílagos, etc., obteniéndose una esencia impura.
  • Extracción con fluidos supercríticos. Las muestras vegetales son sometidas a un líquido supercrítico (bióxido de carbono líquido), que actúa como solvente extractor.
  • Extracción por prensado o expresión. El aceite se obtiene mediante el prensado de la materia. Se conocen en el mercado como ‘expresión en frió’ y suelen utilizarse como aceites de olor y aceites de sabor.
  • Enfleurage o enflorado. La parte vegetal se impregna en ciertas sustancias grasas que actúan como extractor y posteriormente se separa el aceite de aquellas.

Una vez obtenido el aceite esencial, debe mantenerse protegido de la luz y almacenarse en recipientes opacos no translúcidos.
La calidad de este tipo de aceite hace que sea un producto de cierto valor, dada la carestía de los métodos de producción. Por ello conviene cerciorarse de su procedencia y evitar confundirlo con aceite sintéticos aromatizados.

La medicina alternativa utiliza los aceites esenciales como solución terapéutica a muchos de los problemas que aquejan al ser humano. Pero es sobre todo la aromaterapia, basada en la influencia de los olores, la que de forma más amplia y profunda maneja este tipo de aceites.
Esta terapia alternativa, ejecutada convenientemente, ofrece a la persona amplios beneficios en el campo físico, mental y espiritual, a la vez que ayuda a prevenir dolencias.

A continuación se reflejan los beneficios de los aceites esenciales más utilizados.

Abeto.- Es tonificante y antiséptico. Ayuda a curar la congestión bronquial, infecciones de las vías urinarias y calma dolores musculares.

Albahaca.- Alivia la indigestión y el vómito. Actúa como antiséptico intestinal, expectorante de sinusitis, antiespasmódico muscular y gástrico.

Aloe vera.- Antiséptico, cicatrizante, humectante. Es recomendable para tratar erupciones, eccemas, irritaciones y quemaduras en la piel, así como picaduras de insectos, heridas superficiales y degeneraciones musculares. Acelera el proceso de restauración celular y alivia tensiones.

Arbol de té.- Ayuda a eliminar el agotamiento físico y mental. Proporciona  energía vital.

Azahar.- Ayuda a eliminar el insomnio, estrés, cólicos intestinales, alteraciones digestivas. Tonifica el sistema circulatorio. Actúa como antiespasmódico y antiséptico. También ayuda a combatir la depresión.

Bergamota.- Resulta bastante útil para tratar casos de depresión, ansiedad y tensión acumulada. Eleva el espíritu, refresca y relaja.

Canela.- Util para tratar infecciones virales, intestinales, vías urinarias, resfriados y gripes. Actúa como calmante de dolores, como la artritis y el reumatismo. Es astringente, antiparásitos, tonifica el organismo y estimula el deseo sexual.

Cardamomo.- Tiene efecto calmante y reduce la ansiedad. Resulta efectivo contra la diarrea.

Cereza.- Es astringente y resulta eficaz para detener las hemorragias. Alivia los dolores de parto.

Clavo.- Buen analgésico para dolores de muela, alivia los resfriados, artritis, congestión bronquial y dolores musculares. Ayuda a prevenir el agotamiento mental. Es bactericida y efectivo para evitar gases intestinales.

Enebro.-  Se utiliza para aliviar el cansancio y situaciones de confusión. Actúa beneficiosamente en el plano mental y emocional.

Eucalipto.- Es un buen antiséptico de las vías respiratorias y de las urinarias, en especial la cistitis. Baja la presión arterial, actúa como antiparásitos y agente germicida. También refresca el ambiente.

Flor de cananga (Ylang-Ylang).- Con propiedades sedantes y antidepresivas. Potencia la función sexual, reduciendo las dificultades sexuales producidas por estrés y ansiedad. También se utiliza para tratar estados de tensión nerviosa, insomnio e hiperactividad.

Geranio.- Estabiliza el sistema nervioso, ayudando a eliminar desequilibrios hormonales por efecto de la menopausia. Revitaliza y ayuda a disminuir los cambios emocionales.

Jazmín.- Actúa sobre el sistema nervioso como sedante, disminuyendo la ansiedad, y la depresión. Es cicatrizante, antiespasmódico y humectante. También va bien para los dolores de cabeza y ayuda a combatir la frigidez e impotencia.

Jengibre.- Para combatir el agotamiento sexual y físico. También para los dolores reumáticos y musculares.

Lavanda.- Calma los dolores de cabeza en especial la migraña y alivia dolores musculares. Es eficaz contra el insomnio, disminuye la ansiedad, cansancio y promueve una rápida cicatrización de las heridas.

Limón.- Es antiséptico, antioxidante, antifebril, astringente y diurético. Mejora el sistema inmunológico, estimulando los glóbulos blancos. También es eficaz para combatir la tos y las picaduras de insectos.

Mandarina.- Es antiespasmódico y se usa en casos de dispepsia y flatulencia. También se utiliza para limpiar el sistema linfático y ayuda a reducir tumores.

Manzanilla.- Ayuda a mejorar los trastornos digestivos y alivia problemas del hígado. Actúa beneficiosamente en las infecciones respiratorias, dolores de oído y dentición en niños. También se recomienda para tratar diarreas, cistitis, insomnio y quemaduras.

Menta.- Resulta un buen antiséptico contra enfermedades infecciosas. Se usa como antiinflamatorio y analgésico en ciática, así como migrañas. También resulta útil como expectorante, antifebril, repelente de insectos y para tratar neuralgias y artritis, gingivitis y dermatitis.

Naranja.- Es un buen astringente, antiespasmódico, antiséptico y depurativo. Se usa para tratar problemas digestivos, estreñimiento, alteraciones nerviosas, insomnio, agotamiento físico. Tonifica el corazón.

Pino.- Resulta beneficioso para tratar infecciones de las vías urinarias, ya que ayuda a reducir los cálculos. Calma dolores artríticos, fatiga y calambres. Estabiliza el sistema nervioso, neutraliza la impotencia y estimula la ovulación.

Reina de los prados.- Tiene propiedades astringentes, diuréticas, tonificantes y depurativas del aparato circulatorio. Se usa para tratar cálculos biliares y renales, edemas, así como la obesidad. También se usa como aceite de masaje y para el baño.

Romero.- Es antiséptico y astringente. Se usa para tonificar la piel y el cuerpo. Ayuda a disminuir la fatiga y la apatía mental y emocional. También se usa para eliminar bacterias intestinales, estimular el metabolismo y elevar la presión arterial.

Rosa.- Buen astringente y humectante de la piel. Tiene cualidades antidepresivas, purifica la sangre, regula las hormonas y disminuye los síntomas menstruales. También tiene propiedades cicatrizantes, depurativas y  antiinflamatorias. Es recomendable para tratar dolor de garganta, jaquecas, gingivitis y problemas de la piel.

Salvia: Con propiedades antisépticas, cicatrizantes, antiespasmódicas, antidiarreicas y antiinflamatorias. Es relajante, armoniza la sexualidad y aumenta su energía.

Sándalo.- Indicado para tratar cólicos, gastritis, hemorroides, laringitis, piel seca, enfermedades genitourinarias y gonorrea. Es un buen antiespasmódico y antiséptico pulmonar y expectorante. Alivia la tensión nerviosa y tiene cualidades diuréticas.

Tomillo.- Indicado para tratar la obesidad y la celulitis, así como la depresión endógena y la ansiedad. Ayuda a curar infecciones bucales y pulmonares, mejora la memoria y regula el flujo energético.

Vainilla.- Estimula el sistema nervioso y actúa como antidepresivo y calmante de la ansiedad. También se recomienda para ayudar en esfuerzos musculares y contra el reumatismo. Buen aromatizante.

Verbena.- Se utiliza como antiespasmódico, estimulante y depurativo. Es un buen sedante, combate el insomnio, reduce la ansiedad, facilita la digestión, estimula la función hepática y disminuye los dolores de cabeza y menstruales.

Violeta.- Tiene propiedades antiinflamatorias y descongestionantes, estimula la circulación sanguínea, reduce el insomnio y el agotamiento nervioso. También se usa para tratar la bronquitis y la dermatitis

Importante: Los aceites esenciales no se pueden ingerir, salvo prescripción. Se deben usar sólo de forma tópica, normalmente diluidos en aceite vegetal, o bien como aromaterapia.

J.J. López
Homeópata y experto en medicina alternativa
© Comserpro – Mayo 2012
Derechos reservados bajo licencia
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0cc_creativecommons
Safe Creative #1205201675050

Este artículo ha sido visto 4.828 veces


Compártelo en redes
  • Yum