Reducir la barriga

REDUCE TU BARRIGA
12 consejos para eliminar la grasa del abdomen

Si preguntáramos hoy día lo que más preocupa del aspecto físico, tanto a la mujer como al hombre, probablemente gran cantidad de ellas y ellos contestarían que el exceso de grasa en la barriga.

Sabemos que un exceso de grasa abdominal puede llegar a ser perjudicial para la salud, ya que incrementa los problemas cardiovasculares y prediabéticos. Los primeros por aumentar el riesgo de formación de trombos o coágulos y los últimos provocados por ineficacia de la insulina producida. abdomen sin grasaPor ello es importante perder esos centímetros de más alrededor de la cintura, ya que no sólo influirá en nuestro físico, sino que también nos ayudará a mejorar nuestra salud en general.

De hecho, cada vez son más las personas que acuden a gimnasios o practican ejercicio con el ánimo de ver reducidos esos michelines que rodean su cintura y tanto merman su atractivo físico y sexual.

Estos 12 consejos pretenden ayudarte a quemar ese exceso de grasa en el vientre y hacer que se reduzca tu cintura y te sientas más saludable y sexy.

    1. Haz ejercicio a diario. Hay dos tipos de ejercicio muy recomendables, nadar y pedalear. Si puedes, realiza cualquiera de estos ejercicios durante una hora y al menos tres veces por semana. Si no está a tu alcance, intenta hacer cada día al menos de 15 a 30 minutos de ejercicio, mediante una sencilla tabla de gimnasia sueca o bien gimnasia aeróbica. Recuerda que el ejercicio es vital para reducir y quemar grasas.
    2. reducir barrigaBebe diariamente un par de tazas de té verde. Aparte de tener propiedades nutrientes es muy rico en catequinas que estimulación la termogénesis y el gasto energético. Las catequinas ayudan a eliminar los radicales libres del cuerpo y potencian la pérdida de grasa abdominal, mejorando a su vez los niveles de triglicéridos y de ácidos grasos. Los antioxidantes que posee el té verde parecen movilizar la grasa de forma selectiva desde el interior de la cavidad abdominal.
    3. Procura incluir proteínas y carbohidratos en tus comidas diarias. Las proteínas son un componente fundamental en nuestro organismo y constituyen el principal nutriente para la estructuración de los tejidos y formación de los músculos del cuerpo. Los carbohidratos o hidratos de carbono contribuyen, junto a las proteínas, a la formación de la materia orgánica y su función consiste en suministrar energía al cuerpo. Ambos componentes resultan importantísimos para una dieta equilibrada.
    4. Consume verduras y frutas al menos tres veces por día. Una dieta completa y equilibrada debe contener frutas y verduras que a su vez resultan básicas en nuestra alimentación. Ambas son ricas en vitaminas, minerales, hidratos de carbono complejos con fibra vegetal. También contienen cantidades mínimas de grasas insaturadas, carecen de colesterol y poseen bajo contenido en calorías y sodio.
    5. Nunca comas hasta llenarte. Come sólo hasta que dejes de tener hambre. La sensación de plenitud varía de unas personas a otras, al igual que también varía la altura o las necesidades calóricas. Por ello debe ser uno mismo quien determine el momento en que ha saciado el hambre. Este momento es muchas veces psicológico. Recuerda siempre que es preferible ampliar el número de comidas, que la cantidad de comida.
    6. vientre planoUtiliza aceite de oliva para cocinar y el extra virgen para aderezar las ensaladas. El aceite de oliva es un aceite vegetal, esencial dentro de la dieta mediterránea por sus propiedades culinarias y saludables. Es una grasa monoinsaturada con alto contenido de ácido oleico, con efecto muy beneficioso sobre el colesterol, que favorece la digestión al estimular la vesícula biliar, reduce la acidez gástrica y regula la actividad intestinal.
    7. Bebe de seis a ocho vasos de agua al día. El agua no sólo nos sacia la sed y nos hidrata. También contribuye a eliminar las toxinas de nuestro cuerpo y colabora a incrementar el gasto calórico quemando las grasas del cuerpo. Además, el agua por si misma ni engorda ni adelgaza, pero tiene un efecto saciante que nos ayuda a calmar el hambre y por tanto contribuye a que comamos menos.
    8. Trata de no comer dulces, pasteles ni helados, o por lo menos reduce su consumo a sólo un día a la semana. La mayoría de estos productos, incluso los llamados Light o Diet, aportan un exceso de calorías y grasas saturadas que no son fáciles de quemar y lógicamente contribuyen al sobrepeso y la obesidad. Recuerda que por lo general, a más calorías, más peso.
  1. Elimina de tu dieta todo tipo de comida basura. Este tipo de comida suele contener altos niveles de grasas saturadas, condimentos y aditivos, que fomentan la obesidad y apenas aportan proteínas, vitaminas y fibra. Productos como las hamburguesas, salchichas, patatas fritas, y productos de aperitivo envasados no son recomendables por su aportación calórica que favorece el sobrepeso, aumenta el colesterol y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  2. Mantén un consumo de alcohol moderado. Beber una copa de vino con la comida puede resultar beneficioso para nuestro organismo. No obstante el alcohol aporta calorías sin apenas nutrientes y además potencia el almacenamiento de grasa, principalmente en la zona abdominal. Por ello es importante restringir el consumo de alcohol, sobre todo aquel se toma fuera de las comidas.
  3. No bebas refrescos ni bebidas carbonatadas.La mayoría de bebidas refrescantes son endulzadas artificialmente y aportan sólo calorías vacías, sin ningún tipo de nutrientes. Incluso los llamados Light o Diet también contribuyen a la formación de grasa localizada y fomentan la obesidad. Intenta sustituir su consumo por agua exclusivamente.
  4. Duerme de 7½ a 8½ horas diariamente. Es muy importante dormir cada noche un promedio de ocho horas para que nuestro organismo se renueve y recupere adecuadamente. La falta de sueño incide en la hormona del estrés produciendo un exceso de cortisol que afecta a la acumulación de grasa alrededor de los órganos. Según los últimos estudios, expertos en endocrinología y nutrición alertan que dormir menos de 5 horas favorece la obesidad.

Felipe Félix
Naturópata
En exclusiva para Comserpro
Diciembre 2009
© Todos los derechos reservados
Safe Creative #1002055453359


Este artículo ha sido visto 19.231 veces