Lectura rápida

LA LECTURA RAPIDA
Técnicas de estudio

1.- El problema y el enfoque de su solución.
La necesidad de aumentar la velocidad de lectura es crucial para todos cuantos, llevados de nuestra vocación, hemos dedicado nuestra vida al estudio, y tanto por imperativos profesionales, urgidos por mantener la calidad y nivel de las clases que impartimos a nuestros universitarios, como por motivos personales que nos llevan a aumentar el área de temas por los que nos interesamos, comprendemos dramáticamente que, a lo largo de los años, nuestro tiempo es cada vez más limitado y la razón que asistía a quienes nos precedieron y acuñaron el lema “Ars longa, vita brevis“.

Así, aumentar la velocidad a la que leemos nos permite el equivalente a dilatar ese tiempo. Si logramos multiplicar, digamos por cinco, las ppm (palabras por minuto) que somos capaces de leer, es como si dispusiéramos de cinco veces más tiempo del que nos queda, sea éste cual fuere. La sensación que comporta este triunfo personal sobre las limitaciones biológicas que nos impone la vida, es inenarrable. Merece, sin duda alguna, el pequeño esfuerzo que debemos llevar a cabo para conseguirlo.

2.- Qué frena nuestra velocidad lectora, según los teóricos de la lectura veloz.
imglr1En primer lugar está la subvocalización, que consiste en seguir pronunciando cada palabra mentalmente como si la leyéramos en voz alta. Este hábito, fruto del método con que aprendimos a leer en nuestra infancia limita la velocidad máxima que lograríamos hablando que no supera las 200 ppm. La primera limitación que debemos vencer es pues suprimir ese hábito abriendo la vía a la comunicación directa ojo-cerebro.

El siguiente hábito que limita nuestra velocidad es la regresión que consisteen volver hacia atrás la vista para regresar a leer lo ya leído que, por falta de concentración, no hemos comprendido. Paradójicamente, el aumento de velocidad logrado al superar el primero y principal de los frenos, (la subvocalización) nos ayuda a aumentar la concentración, obligándonos a estar mucho más atentos al proceso, lo que posibilita vencer con relativa facilidad este segundo impedimento.

imglr2La tercera limitación está relacionada con la amplitud del campo visual. Cuando en la escuela aprendimos a leer lo hicimos primero letra a letra, luego sílaba a silaba y finalmente palabra a palabra. Los ojos avanzan a saltos por la lectura y esos saltos reciben el nombre de sacádicos. Cuantas más detenciones sacádicas, también llamadas fijaciones, menor velocidad de lectura.

3.- Análisis de los conceptos de subvocalización, regresión y fijaciones.
Ciertamente la lectura en voz alta y la subvocalización limitan la velocidad de lectura, pero debe tenerse en cuenta que en el aprendizaje de una lengua extranjera, y mientras que el dominio de la misma no haya alcanzado un cierto nivel, es imprescindible. Igualmente en la lectura de poesía y de aquellos textos cuya belleza alcanza su cima en la declamación. No obstante, es bastante triste constatar lo solos que nos quedamos quienes aun estamos prendados de estas facetas idiomáticas que parecen haber ido desapareciendo con el paso del tiempo.

Desde el punto de vista histórico, la lectura en voz alta parece haber persistido durante mucho tiempo, incluso en las figuras señeras de nuestra cultura desde los clásicos hasta el siglo V, como atestigua la sorpresa que le produjo a San Agustín ver leer en silencio a San Ambrosio, arzobispo de Milán, hecho del que deja constancia en sus “Confesiones” .

imglr3Es difícil de conseguir, por los muchos años de haber aplicado este método, pero lo cierto es que, además de aumentar la velocidad de lectura, produce un aumento de concentración y un placer profundo experimentar esa conexión ojo-cerebro; se siente algo parecido a haber roto unas cadenas que ralentizaban nuestra verdadera capacidad de comprensión.

Ese placer, según yo lo siento, es parecido al que provoca dominar un ejercicio físico y notar que el cuerpo responde, aumentando la fuerza y la resistencia, solo que el equivalente intelectual es doblemente placentero, porque se siente con mucha mayor fuerza la capacidad del cerebro mucho más allá de cuanto podíamos suponer.La regresión puede ser producida por el tedio que produce la lectura lenta, que puede llevar a la distracción precisamente por estar subutilizando la capacidad mental. Cuando ésta se fuerza, la concentración aumenta y la regresión tiende a desaparecer.

imglr4Las fijaciones dependen del desarrollo intelectual alcanzado en la lectura, antes de aplicar las técnicas ad hoc de lectura veloz. Tengo el recuerdo infantil de haber leído en voz alta mucho más rápido de lo que me permitía pronunciar las palabras, llevando por tanto un trecho ganado y luego de la escuela primaria por la rutina adquirida, haber disminuido la velocidad lectora, en particular durante mi etapa universitaria, precisamente cuantas más lecturas debía llevar a cabo y mayor servicio me hubiese hecho dominar estas técnicas.

4.- Métodos de lectura veloz.
Actualmente, tenemos además de libros clásicos y modernos, programas de ordenador que facilitan considerablemente el entrenamiento necesario para alcanzar el fin, a la vez que miden la progresión de los resultados conforme los vamos alcanzando y calculan la velocidad alcanzada, sin esfuerzo alguno por parte del alumno.

El programa Eye-Q de Infinite Mind
imglr5Este programa destaca por su concepción americana, totalmente práctica, que se basa en dos líneas de actuación: una serie de ejercicios destinados a tonificar la musculatura ocular, mediante el seguimiento de objetos y expansión de figuras, seguidos de otros, específicamente dedicados a lectura horizontal y vertical de líneas y bloques a distintas velocidades. El aspecto práctico se concreta en la duración de cada lección, de tan solo 7 minutos. Dispone, además, de ejercicios de lectura para práctica posterior.

Tiene el inconveniente de estar en inglés, pero es un método excelente. Personalmente, me permitió pasar de mi velocidad inicial de lectura de 168 ppma 600 ppm en poco más de un mes, como puede apreciarse en este gráfico del propio programa.

imglr6Un segundo gráfico, da constancia de cómo un período de descanso hace retroceder algo lo conseguido, que rápidamente se recupera, al revisar de nuevo los ejercicios, aunque, de manera similar a lo que les sucede a los deportístas, no siempre se mantiene la marca que, no obstante, nunca queda por debajo de unas dos a tres veces la inicial, con un máximo de unas cuatro veces.

Actualmente mi mayor velocidad la he conseguido con método taquistoscópico en 1200 ppm y la habitual y comoda en el mismo método es de 800 ppm.

4.1 Método taquistoscópico.
Este método está en la base de la lectura rápida desde el punto de vista histórico. Los primeros cursos estaban basados en las técnicas que provenían de un lugar insólito: las Fuerzas Aéreas. Los estrategas de las mismas se dieron cuenta de que, en situación de combate, algunos pilotos no veían a tiempo al avión enemigo, esta limitación era letal y los psicólogos y educadores de la institución trataron de buscarle solución.

imglr7Un grupo especial fue encargado de desarrollar una máquina llamada taquistoscopio, capaz de reproducir imágenes de forma rápida en una pantalla, en este caso siluetas de aviones, durante unos instantes. Se empezó con exposiciones de imágenes de aviones amigos y enemigos durante cinco segundos que gradualmente, disminuían tamaño de imagen y tiempo de exposición. Finalmente, solo se mostraban partes de la silueta.

Los resultados fueron sorprendentes, ya que averiguaron que una persona entrenada podia distinguir representaciones diminutas de aviones y sus partes, expuestas en la pantalla durante tan solo quinientas milésimas de segundo.

Viendo que la habilidad perceptiva de los ojos había sido infravalorada, decidieron aplicar esta información a la lectura. Al principio, se usó el mismo proceso. Se mostraba una palabra de tamaño grande en pantalla durante cinco segundos y, a continuación, se reducían gradualmente tamaño y tiempo de exposición hasta quinientas milésimas de segundo. El resultado fue que se podían reconocer hasta cuatro palabras, dichas observaciones llevaron al estudio de las fijaciones en grupos de palabras.

La mayoría de cursos de lectura rápida se basaron en entrenamiento con el taquistoscopio. Se llegó a la conclusión de que la mayoría de personas, con un entrenamiento normal, eran capaces de elevar su velocidad lectora desde una media de doscientas palabras por minuto, hasta cuatrocientas.

4.2 Optimización de la lectura horizontal.
imglr8Cuando el niño usa su dedo desplazándolo por la línea que está leyendo, es habitualmente corregido para que no lo haga. Eso es un error; está actuando instintivamente de forma correcta. Desde los primeros libros de enseñanza de lectura rápida, los autores recomiendan que se use el dedo o mejor aun, un puntero, para deslizarlo encima de las líneas, no solo porque aumentando la velocidad de dicho desplazamiento aumenta la de lectura, sino porque por la estructura fisiológica del ojo, la guía facilita el desplazamiento de la vista. Es particularmente interesante la observación de Tony Buzán acerca de las razones evolutivas de tal cosa. En la ilustración que sigue se muestra el movimiento del ojo intentando seguir el perímetro de un círculo sin y con guía.

Por ello, todos los métodos de lectura aconsejan usar una guía que haga el mismo trabajo del dedo cuando se desliza sobre la línea que se está leyendo, porque este instrumento simple, que puede ser un puntero o una guía de cartón, deslizándose con velocidad creciente, arrastra, por así decirlo, al ojo, que lee progresivamente con mayor velocidad.

Otra observación es que, si partimos horizontalmente las palabras, conservando tan solo la parte inferior, no podemos entenderlas pero sí, si conservamos la mitad superior. Ello nos sugiere, y así lo recomiendan los distintos métodos de lectura, desplazar la vista, del centro a la parte superior de las palabras. La ilustración que sigue muestra eso claramente.

imglr9Desde 1834 se conoce el hecho de que, si se altera el orden de las letras en las palabras, siempre que se mantengan en su lugar la primera y la última letra, el escrito resulta perfectamente legible. Este hecho corrobora que el cerebro reconoce las palabras como un todo, y es la base de cualquier método de lectura eficaz.

Sgeun etsduios raleziaods por una Uivenrsdiad Ignlsea,no ipmotra el odrenen el que las ltears etsen ecsritas,la uicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la utlima ltera esetn ecsritas en la psiocion cocrreta. El retso peuden etsar ttaolmntee mal y aun pordas lerelo sin pobrleams, pquore nolemeos cada ltera en si msima snio cdaa paalbra en un contxetso.

El funcionamiento del cerebro es tan maravilloso, que es capaz incluso de comprender textos en que se han substituido algunas letras por otros símbolos, por ejemplo dígitos, como puede comprobarse a continuación en el siguiente cuadro.

C13R70 D14 D3 V3R4N0 3574B4 3N L4 PL4Y4 0853RV4ND0 A D05 CH1C45 8R1NC4ND0 3N 14 4R3N4, 357484N 7R484J484ND0 MUCH0 C0N57RUY3ND0 UN C4571LL0 D3 4R3N4 C0N 70RR35, P454D1Z05 0CUL705 Y PU3N735. CU4ND0 357484N 4C484ND0 V1N0 UN4 0L4 D357RUY3ND0 70D0 R3DUC13ND0 3L C4571LL0 4 UN M0N70N D3 4R3N4 Y 35PUM4. P3N53 9U3 D35PU35 DE 74N70 35FU3RZ0 L45 CH1C45 C0M3NZ4R14N 4 L10R4R, P3R0 3N V3Z D3 350, C0RR13R0N P0R L4 P14Y4 R13ND0 Y JU64ND0 Y C0M3NZ4R0N 4 C0N57RU1R 07R0 C4571LL0; C0MPR3ND1 9U3 H4814 4PR3ND1D0 UN4 6R4N L3CC10N; 64574M05 MUCH0 713MP0 D3 NU357R4 V1D4 C0N57RUY3ND0 4L6UN4 C054 P3R0 CU4ND0 M45 74RD3 UN4 0L4 LL1364 4 D357RU1R 70D0, S010 P3RM4N3C3 L4 4M1574D, 3L 4M0R Y 3L C4R1Ñ0, Y L45 M4N05 D3 49U3LL05 9U3 50N C4P4C35 D3 H4C3RN05 50NRR31R.

De todo ello se deducen dos principios que recogen todos los métodos de lectura veloz. El primero de ellos consiste en dirigir la visión, no al centro de la palabra, sino encima de la misma, ya que la comprensión es completa aun cuando se mire solo la parte superior de las palabras. Así, el ojo consigue un mayor campo visual y mayor eficacia lectora. El segundo, es leer por frases, es decir, utilizar la mayor amplitud de campo svisual para marcarse el objetivo de reducir el número de fijaciones, a fin captar progresivamente mas bloques de palabras.

Alguno de los libros consultados, aconseja construirse una “tarjeta de lectura” con un agujero en el centro y pedirle a alguien que la sostenga a unos treinta y cinco centímetros del ojo para que, con un texto dado, vaya contando los movimientos oculares que se realizan para leer frases que, progresivamente, van teniendo mayor longitud.

En general, los libros previos al desarrollo de software ad hoc, que ha cambiado hondamente la praxis del método de entrenamiento, contienen ideas muy buenas desarrolladas por los pioneros, tanto en el aspecto de técnicas e instrumentos como en el análisis de los distintos tipos de lecturas y desarrollo de estrategias diferentes, en función de las características de las mismas. Algo tan necesario como la comprobación, a lo largo del aprendizaje, de la velocidad de lectura alcanzada, para cuyo fin se elaboraron tablas que facilitaran cálculos tediosos, ha sido totalmente superado con el software, que da en cada sesión, e incluso más, en cada momento que uno lo desee, la velocidad lectora.

El material de los mejores de estos libros, que incluyo en la bibliografía al fin de este comentario, puede servir para ir“más alla” una vez alcanzada una velocidad efectiva de lectura. Algo así como un “master” o curso superior que preludia alcanzar unos objetivos muy superiores, habida cuenta de lo fácil que ha sido triplicar la velocidad inicial de lectura. Tengo el decidido propósito de continuar con ello en un futuro próximo.

5.- Cursos basados en el uso del ordenador.
5.1 EYEQ de Infinite Mind
imglr10Es un curso eminentemente práctico, muy decantado hacia los ejercicios para desarrollar la musculatura ocular y expandir el campo de visión. El menú principal, que reproduzco a continuación, comprende un “Resource Centre” que desarrolla brevemente la parte teórica, “Sessions” que es la parte principal del programa, junto a “Training Centre“, más dos apartados accesorios: “Reading Centre” y “Personal Training” para seguir practicando, una vez terminado el curso.

Cada sesión dura tan solo siete minutos, y en la sesión quinta es perfectamente posible haber logrado incrementar la velocidad inicial de lectura hasta el doble, o más, de la inicial. Las sesiones comienzan con un test inicial de velocidad de lectura, seguidas de la lección, y terminan con un test final de velocidad, y gráfico que va registrando los progresos obtenidos. No permite hacer más de una lección por día, porque los músculos de los ojos deben descansar hasta el día siguiente. Los ejercicios destinados a fortalecer los seis grupos de músculos del ojo consisten en:

  • Seguimiento de objetos que se desplazan por la pantalla, con ritmo de metrónomo.
  • Seguimiento de cuadrados y círculos concéntricos que se expanden progresivamente, con ritmo de metrónomo, debiendo enfocar los bordes, mirando al centro.
  • Seguimiento de un objeto, dentro de un conjunto de ellos, en distintas pantallas sucesivas.
  • Expansión de palabras por la pantalla entera, para intentar leer el máximo posible de ellas.

Los ejercicios de lectura siguen el patrón de ritmos rápido-medio-lento, muy efectivo. El ritmo rápido es prácticamente imposible de alcanzar al inicio, pero eso es positivo, ya que al bajar la velocidad se supera el patrón que antes tampoco se alcanzaba, y así finalmente, termina por dominarse la velocidad rápida. Los ejercicios consisten en:

  • Lectura, no guiada, a la máxima velocidad posible. Al principio, es más importante ver que comprender.
  • Lectura de líneasa velocidades distintas.
  • Lectura, a velocidades distintas, de bloques de dos líneas.
  • Lectura, a velocidades distintas ,de bloques de tres líneas.
  • Lectura, a velocidades distintas, de bloques de cuatro líneas.

Se produce el fenómeno, detectado desde los inicios de estos métodos, de que al principio, aumenta la velocidad y disminuye la comprensión, pero luego esta aumenta y supera la anterior inicial.

Juicio global que me merece el programa
Muy bueno. Ha sido el instrumento básico que me ha permitido alcanzar los primeros objetivos y dado ideas para seguir progresando. Muy, pero que muy bien, lo corto y preciso de las lecciones, que permite repasos sucesivos de lo ya aprendido. Como la mayoría de lo americano, es práctico y bueno. Su punto fuerte es la parte física de entrenamiento de los músculos de los ojos, y ampliación del campo visual Entre sus puntos mejorables, pienso que es una lástima que no esté en castellano. Empezar con una lengua que no sea la materna dificulta el aprendizaje. Va demasiado deprisa en la parte de entrenamiento para la lectura. Proponer procesar bloques “esperando que la capacidad del cerebro los ordenes”es algo maravilloso como posibilidad, que no he logrado alcanzar aun. Pienso que, de forma similar a esos pianistas virtuosos que asisten a clases de los consagrados, este tipo de habilidades son para un grado posterior. Para llegar a la universidad, hay que haber pasado primero por el instituto.

5.2 Curso de lectura veloz de Instituto ILVEM
imglr11Este curso tiene la ventaja de estar en español. Es un buen instrumento que, contrariamente al anterior, pone el acento en la gradualidad de los ejercicios de lectura, propiamente dichos, sobre los ejercicios oculares, que prácticamente no existen. Está estructurado en cinco lecciones con ejercicios sucesivos y un examen, al final de cada lección, para autoevaluación del nivel conseguido.

Los ejercicios trabajan primero palabra a palabra, tipo taquistoscopio, luego en grupos de dos palabras, también taquistoscópicas, para pasar después a esas mismas palabras que se desplazan para lectura horizontal o vertical de las mismas. A continuación, siguen grupos de cuatro palabras con el mismo esquema. Todos esos ejercicios se llevan a cabo a distintas velocidades, lo más habitual a 240 y 360 ppm. Esta graduación está muy bien concebida. En las últimas lecciones se trabaja con pirámides de palabras para cada ojo. Los últimos objetivos del curso consisten en lograr que las fijaciones se efectúen por lo que califican de “unidades de pensamiento“, que decide el lector sobre el texto que lee.

imglr12La primera opción, llamada iluminación de texto, consiste en una ventana que, desplazándose horizontalmente por el escrito, selecciona los tramos de fijación de los ojos por significado de frase. Notar que la ventana deslizante cubre la función que, en la lectura habitual, efectúa el puntero. El siguiente ejercicio, llamado de auto-aceleración, consiste en leer líneas, posteriormente borradas, durante el tiempo que se mantienen en pantalla. El objetivo es llegar a velocidades próximas a 1.000 ppm.

Juicio global que me merece el programa
El curso es muy bueno y tiene la ventaja de estar en castellano. Su punto fuerte es el desarrollo progresivo de la habilidad lectora, empezando por palabras y siguiendo hasta las líneas, de forma escalonada. Entre lo manifiestamente mejorable está el ser de difícil lectura, por la poca habilidad en combinar fondos y texto. Para poder reproducir alguno de ellos, y que se leyera medianamente, he tenido que utilizar Photoshop™ para equilibras niveles y contraste. Además, el diseño acusa el paso del tiempo y resulta anticuado en cuanto a su estética. Las ventanas deberían ser mayores.

6.- Útiles para la puesta en práctica de una nueva habilidad
Son esos programas de bajo coste, o gratuitos. Han sido dos los que me han ayudado en el camino para hacer más fructíferos lectura y estudio.

6.1 Spreeder
imglr13Limitado al método taquistoscópico, pero sumamente útil. Permite, mediante el recurso habitual de copiar-pegar, reproducir cualquier texto “disparado por palabras o grupos de ellas” a la velocidad que uno decida. Es absolutamente imprescindible. Con él he constatado que mi velocidad de lectura cómoda taquistoscópica es de 800 ppm, un 33 superior a la de una lectura sobre libro de papel o electrónico, que anda alrededor de 600ppm. A la vez, con él, descubrí por vez primera cómo superar la velocidad de 1.000 ppm. Bajando la velocidad a 600, y aumentando el “tramo” a dos palabras, con lo que logro una velocidad cómoda de 1.200 ppm. Entre sus puntos mejorables, se hecha de menos la aparición aleatoria en pantalla como una opción que no ha sido contemplada.

6.2 Letter Chase Speed Reader
imglr14Permite, además de reproducir cualquier tipo de lectura mediante el consabido “copy-paste“, seleccionar el método de lectura entre los siguientes: Taquistoscópico fijo o aleatorio en cuanto a la posición de salida. “Entrenamiento de habilidad lectora“, Horizontal con selección del número de fijaciones y “puntero electrónico” .Vertical a mi juicio no lograda. Entre sus puntos mejorables está lo pequeño de la pantalla y el tamaño de letra, así como cierta rigidez en la extensión total y la anchura de lectura posible.

6.3 Libros
Son un semillero de ideas y materia de reflexión para saltar a niveles superiores en un futuro pues alguno de los métodos aun no ha sido recogido por los programas de ordenador. Magnífico el clásico de Blay, bueno el de Wolfgang Zielke y maravilloso el del “The Reading Laboratory”. Los detalles en la bibliografía que se cita.

© Román Abades Pous – Septiembre 2010
Licenciado en Ciencias Económicas – Master en Bioestadística
Para Comserpro bajo licencia
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0cc_creativecommons

Para la elaboración del presente articulo se han consultado las siguientes obras
Bibliografía
Antonio Blay: Lectura Rápida. Editorial Iberia, S.A. 8ª edición 1998
Wolgang Zielke: Leer Mejor y Más Rápido. Ediciones Deusto, Bilbao
The Reading Laboratory: Lectura Super Rápida. Compañia General de Ediciones, Méjico 1985
Miriam y Otto Ehrenberg. Cómo Desarrollar una Máxima Capacidad Cerebral. 9ª ed. Editorial Edaf, Madrid 2004
Tony Buzán: El Libro de la Lectura Rápida, Ediciones Urano, Barcelona, 1998
Webs
Ininite Mind Eye Q www.eyeqadvantage.com
Spreeder
www.spreeder.com
Letter Chase Speed Reader www.letterchase.com


Este artículo ha sido visto 16.666 veces