La homeopatía

INTRODUCCION A LA HOMEOPATIA

GENERALIDADES
Los tratamientos homeopáticos forman parte de la medicina holística. Este tipo de medicina alternativa analiza los eventos desde un punto de vista interrelacional, lo que supone entender que las propiedades de un suceso no pueden ser determinadas o explicadas por la suma de todos sus componentes. El todo determina como se comportan las partes, ya que a su vez el todo es mayor que la suma de las partes.

La homeopatía se basa en reconocer la capacidad innata del organismo para mantenerse sano y en equilibrio. Esta capacidad de autocuración la poseen todos los organismos vivos y el tratamiento homeopático actúa como respaldo del esfuerzo natural del organismo, estimulando la defensa del sistema inmunológico y la regulación nerviosa.

homehopatia1Por su parte el Diccionario de la R.A.E. describe a la homeopatía como: Sistema curativo que aplica a las enfermedades, en dosis mínimas, las mismas sustancias que en mayores cantidades producirían al hombre sano síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir.

La alusión a dosis mínimas supone la dilución progresiva y repetitiva de una determinada sustancia hasta alcanzar un grado de disgregación que haga incluso desaparecer cualquier molécula de la sustancia original. De ese resultado final se obtendrá el pretendido remedio homeopático.

El principio es similar a la vacunación, en el que la inoculación de una ínfima cantidad de una enfermedad a tratar, conocida como vacuna, permite al cuerpo crear sus propias defensas naturales y anticuerpos que inmunizan al paciente contra esa enfermedad.

Cualquier preparado homeopático está diseñado para estimular el sistema inmunológico y promover de forma autosuficiente la curación de la enfermedad a tratar. Los preparados deben ser totalmente naturales, seguros, no adictivos y sin efectos secundarios. A su vez, cada tratamiento debe adaptarse a las necesidades individuales del paciente.

HISTORIA
homehopatia2La homeopatía se inició en Alemania de la mano del médico germano Samuel Hahnemann(1755-1843), quien insatisfecho por los modos y formas con que son tratadas las enfermedades por la alopatía del momento, decide abandonar la medicina oficial y extender sus conocimientos hacia otras alternativas medicas.

Después de leer y traducir a varios contemporáneos, emprendió sus propias investigaciones que le llevaron a descubrir que “aquello que puede dar lugar a un conjunto de síntomas en un individuo sano puede curar a uno enfermo que presente ese mismo conjunto de síntomas” Tal aserto le conduciría a determinar la primera ley del tratamiento que empezaba a desarrollar, “lo semejante se cura con lo semejante”

Posteriormente, bien entrado en siglo XIX, James Tyler Kent (1849-1916) daría un nuevo empuje a esta pseudociencia, contribuyendo de forma significativa a su evolución, sobre todo en la “potenciación” (alta dilución) de las sustancias.

FUNDAMENTOS
La homeopatía se fundamenta en cuatro leyes o principios.

  1. Ley de semejanza.  “Lo semejante se cura con lo semejante”. Este principio indica que el remedio ha de poseer una sustancia que en cantidad elevada provocaría en el individuo el mal que se debe curar. Conviene saber que en homeopatía se utilizan muchas sustancias que en dosis elevadas son venenosas y podrían provocar graves problemas en los pacientes.
  2. Experimentación en organismo sano. Este tipo de experimentación forma parte de la riqueza que aporta la homeopatía, resultando singular, precisa y útil. A través de la experimentación se obtienen los resultados, que son registrados meticulosamente y que constituyen la patogenesia, esto es: “el conjunto de síntomas que el preparado homeopático provoca en un ser vivo y que por tanto cura al enfermo”.
  3. Principio de individualidad. Este principio se basa en la personalización del remedio. Todo ser vivo tiene su forma única y personal de enfermar, diferente al resto de los seres de su misma especie. Por ello el tratamiento ha ser especifico y personal.
  4. Dosis infinitesimales o ley de diluciones. Esta ley parte del principio de que cuanto mas pequeña sea la dosis, más segura y rápida será la curación. Se trata de obtener una pequeñísima porción de la dosis activa prescrita, mediante un proceso de dilución y dinamización, hasta que prácticamente no quede sustancia activa. El proceso de dilución del principio activo a niveles infinitesimales evita que se produzca toxicidad.

ESCUELAS O CORRIENTES
La evolución que desde sus orígenes ha tenido la homeopatía, originó la aparición de escuelas o corrientes que se han diferenciado por el punto de vista y forma de aplicar los diversos remedios. Estas escuelas son:

Unicista. Según esta corriente todos los síntomas del paciente integran una totalidad.  Se trata de encontrar el remedio que más se aproxima al simillimum (Tipología, síntomas, dolencias  y características generales que coinciden con un paciente concreto, No sólo en base a su enfermedad, sino a la forma como él la sufre). Se administra sólo un remedio a la vez.

Pluralista. Esta escuela se diferencia de la anterior en que se prescriben varios preparados de forma simultánea, indicados según la sintomatología. Es frecuente el uso de diluciones medias, no muy altas.

Complejista. Se caracteriza por la utilización de formulas compuestas, con la ayuda de otros medicamentos unitarios. Suelen usarse diluciones bajas.

COMO SE ELABORA UN REMEDIO
homehopatia3Los preparados homeopáticos se elaboran a partir de cualquier elemento de naturaleza animal, vegetal o mineral, de las que se extrae la sustancia madre para realizar las posteriores diluciones. La mayoría de sustancias se obtiene del reino vegetal que aporta unas 1200. No obstante, esto no significa que la homeopatía tenga relación alguna con la medicina natural y el uso de plantas medicinales.

El remedio homeopático se elabora en varias etapas perfectamente definidas y delimitadas. La dilución, que consiste en repartir la tintura o sustancia madre en un agente inerte (agua o alcohol), y la dinamización, por medio de la cual se llevan los extractos y tinturas madres al más alto grado de división, a través de la trituración y sucusión o golpeteo repetido de la solución líquida.

Las sucesivas trituraciones del elemento base, seguidas de las correspondientes diluciones (p.e. 1 gota de la sustancia en 99 gotas de agua) producen diferentes potencias del preparado, que va aumentando su fuerza terapéutica con cada nueva dilución y sucusión.

DOLENCIAS QUE SE PUEDEN TRATAR
La homeopatía se emplea para la curación de diversas enfermedades y dolencias. Algunas de ellas son:

  • Faringitis, laringitis, bronquitis, asma, rinitis, otitis, problemas de alergia y en general los bronquiales y otorrinolaringológicos.
  • Problemas digestivos y estomacales, como la acidez, ardor y pesadez de estómago, ulceras gastroduodenales, etc.
  • Problemas circulatorios, hipertensión, arteriopatías, varices, etc.
  • Dolores musculares y articulares en general, tortícolis, lumbago, ciática, contracturas, esguinces, etc.
  • Problemas urológicos y ginecológicos. Infecciones urinarias, alteraciones menstruales, etc.
  • Tratamientos de eczemas, acné, herpes y problemas dermatológicos en general.
  • Dolores de cabeza, cefaleas y migrañas.
  • Problemas emocionales.
  • Angustia, ansiedad, depresión, estrés, cansancio psíquico.

© Equipo de redacción
Comserpro - Mayo 2011
Todos los derechos reservados.
Prohibida su reproducción.
Safe Creative #1105209264136

Referencias:
ABC Homeopathy
National Center for Complementary and Alternative Medicine
MedlinePlus – Health Information from the National Library of Medicine
The Society of Homeopaths


Este artículo ha sido visto 9.206 veces