El tomate

Ese gran antioxidante de color rojo.tomates-variedad

Un poco de historia y anécdotas.

El tomate es fruto de una planta herbácea, generalmente anual, conocida vulgarmente como tomatera y de nombre científico Lycopersicon esculentum. Pertenece a la familia de las solanáceas y fue introducido en el viejo mundo por los expedicionarios españoles que de América la trajeron a Europa, a principios del siglo XVI.

Su característico color rojizo produjo en su momento cierta reticencia a su consumo. Aunque en España y países limítrofes se aceptó con cierta rapidez como componente culinario y alimenticio. No así en los países europeos del norte, donde en principio se recelaba sobre sus bondades. Cabe destacar la creencia que los ingleses tenían sobre los efectos venenosos del fruto. Tal vez su color rojo contribuyó a la idea que su contenido debía ser similar al pernicioso melocotón lobo.

Con el tiempo, el tomate fue ganando popularidad como elemento gastronómico y a partir del siglo XVIII se consumía con normalidad en casi toda Europa. Incluso algunos escritores atribuyen a los franceses de la época un desmesurado interés por sus supuestas cualidades afrodisiacas, basándose en el nombre “pomme d’amour” con el que también se conocía al tomate por esas tierras. Posteriormente, y curiosamente, son los primeros colonos de Norteamérica, la mayoría de origen anglosajón, los que introducirían esta hortaliza en la naciente nación. En el mundo anglófono ha existido siempre un peculiar debate acerca de la categoría en que encuadrar al tomate. Así algunos se decantaban por llamarlo fruto y otros por denominarlo verdura. Al parecer el carácter de dicha divergencia fue de tipo impositivo, ya que hasta comienzos del siglo XIX las frutas gozaban de impuestos más reducidos. Cosa que con el tiempo varió por decisión de la Corte Suprema, al asignar al vegetal la categoría de verdura, aunque el dilema siguió manteniéndose.

Su estructura vitamínica, junto a otros componentes como el licopeno, convierten al tomate en un excelente antioxidante.

Propiedades beneficiosas del tomate para la salud.

El tomate tiene una amplia variedad de vitaminas. Es muy rico en vitamina A, C, E y en menor cuantía B1, B2 y B3. Posee licopeno y minerales como potasio, fósforo, magnesio, calcio y hierro. Aporta cantidad de fibra, sobre todo por su piel, es poco calórico (unas 20 cal/100gr) y a la vez con alto poder saciante. Esto le convierte en un aliado de las dietas de pérdida de peso.

Su estructura vitamínica, junto a otros componentes como el licopeno, convierten al tomate en un excelente antioxidante. El licopeno, responsable del color rojo, es una sustancia que, además de actuar como protector contra la oxidación de los tejidos, preserva al organismo de los radicales libres y ayuda a paliar sus efectos nocivos. También previene las enfermedades cardiovasculares, ya que ayuda a reducir la hipertensión y la oxidación de los conductos sanguíneos. Además, su poder antioxidante no se limita al interior de nuestro organismo, va más allá, al potenciar la salud de nuestra piel y cabello.

Entre sus propiedades benefactoras se citan: problemas de próstata, arterioesclerosis, envejecimiento, asma, y prevención de diversos tipos de cáncer…

A lo anterior cabe añadir otros beneficios para la salud que aporta el consumo habitual de tomate, ya sea guisado o crudo. Por supuesto entendido esto a nivel preventivo. Entre sus propiedades benefactoras se citan: problemas de próstata, arterioesclerosis, envejecimiento, cataratas, asma, infecciones VPH, así como la prevención de diversos tipos de cáncer, como son el de mama, pulmón, colon y otros relacionados con las vías urinarias.

Acerca del manido beneficio anticancerígeno del tomate, convendría indicar que por el momento no existen pruebas concluyentes al respecto. Cierto es que se vienen realizando estudios sobre esta materia. A modo de ejemplo resulta significativa la investigación llevada a cabo por el Universitair Medisch Centrum Rotterdam. Según esta experimentación se han encontrado indicios que aseveran una reducción del riesgo de cáncer de próstata en ratones tratados con licopeno combinado con vitamina E, hasta un 70% de incidencia. Sin embargo, todavía es pronto para corroborar estas tesis, por lo que conviene ser cauto a la hora de proclamar éxitos por confirmar. Lo que no es óbice para recomendar el consumo de este vegetal, con amplios beneficios para nuestra salud que ya han sido demostrados.

…el tomate posee la ventaja de no necesitar grandes conocimientos de cocina para elaborar exquisitos platos donde sea el protagonista.

El tomate como alimento y sus cualidades culinarias

Tal vez sea el tomate uno de los alimentos más universales y a la vez más utilizados en la cocina. Un componente básico en infinidad de platos.

Desde la simple ensalada, ingrediente de salsas, acompañante o guarnición, pasando por recetas más sofisticadas, el tomate ofrece multitud de variantes culinarias.

En cualquier caso, el tomate posee la ventaja de no necesitar grandes conocimientos de cocina para elaborar exquisitos platos donde sea el protagonista. Platos como un simple par de tomates troceados y aliñados con aceite, vinagre, sal o pimienta, pueden resultar tan exquisitos como sencillos. En ensalada, sea cual sea esta, el tomate troceado añade color y sabor a aquella. Asimismo, el tomate frito o al horno, puede resultar sumamente apetecible como acompañante de variedades de pescado frito o la plancha. En tortilla o revuelto con huevos, y, por qué no, vaciada la pulpa y relleno de otros ingredientes. En fin, la variedad de preparación culinaria y su presentación resulta amplísima, sólo se precisa imaginación.

Variedad de tomates

La variedad de tomates comestibles es grande. Vamos a resumir los más conocidos y utilizados. Como el nombre puede variar de unas zonas a otras intentaremos utilizar, en algunos casos, más de una denominación para la misma variedad.

Amarillo o tomate de oro. Se caracteriza por el color de su piel, ligeramente amarillenta. Delicioso y de sabor algo más dulce que los de color rojo. Los hay pequeños y de tamaño normal.

Cherry. De pequeño tamaño, algo mayor que la cereza, con menos acidez que el tradicional y a su vez con un atractivo dulzor. Muy adecuado para aperitivos y canapés.

Corazón de buey o gigante. Son tomates grandes, de cierto volumen. De piel fina, con interior carnoso, con pocas semillas y resultan ideales para ensaladas.

De rama o tomate de colgar. Con un interior sumamente jugoso se suele utilizar más para untar el pan y también para rallar en guisos. De color rojizo a algo anaranjado y piel de grosor medio.

Kumanto. De color ligeramente verdoso oscuro, da la sensación de no estar maduro. De exquisito dulzor y poca acidez. Muy apropiado para comer en crudo.

Pera. Su aspecto alargado se asemeja a una pera. Muy utilizado para conserva y para elaborar gazpacho. También para obtener tomates secos.

Raf. Característico por su forma irregular y por su jugosa, sabrosa y firme pulpa. Posee un equilibrio entre su acidez y su dulzor. Con aspecto acostillado, algo achatado y de cierta tonalidad verdosa junto al pedículo.

 

Información nutricional del tomate

Valor proteínico promedio por cada 100 gramos de tomate:

Agua 93 g.
Calorías 20 kcal.
Proteínas 0,95 g.
Hidratos de carbono 3,90 g.
Grasas totales 0,20 g.
Fibra 1,10 gr.

Equipo de redacción
© Comserpro – Octubre 2015
Todos los derechos reservados
Safe Creative #1510265624556


Este artículo ha sido visto 848 veces

Loading Disqus Comments ...
Loading Facebook Comments ...